La poda de palmeras en Valencia es muy necesaria para que sigan desarrollándose de forma saludable, esplendorosas y para evitar el riesgo que supone la caída de hojas secas a gran altura. La poda debe realizarse durante el período vegetativo, ósea preferiblemente en verano u otoño, pero nunca en invierno ya que las hojas secas que cubren el tronco proporcionan a la palmera una gran protección para el frío. Deben evitarse temperaturas superiores a los 20º porque favorecen el ataque de la plaga del picudo rojo de la que ya te hemos hablado en otra ocasión.

Para saber cuándo deben podarse las palmeras lo mejor es fijarse en el color de sus hojas, si están verdes quiere decir que están sanas porque tienen clorofila y realizan la función de fotosíntesis, sin embargo si empiezan a amarillear es un signo de que están secas y hay que quitarlas, desde Podavalti te recomendamos que elimines también las que estén enfermas por hongos para evitar que las esporas se propaguen a hojas sanas. 

Para llevar a cabo la poda existen varias herramientas que puedes utilizar, pero con la márcola o cuchilla de palmero puedes realizar prácticamente todo el trabajo de poda: cortar las hojas, los frutos o limpiar el tronco. La poda propiamente dicha consiste en cortar las hojas secas a ras del tronco comenzando desde la parte baja de la copa del árbol ascendiendo en forma de espiral. Antes de subir a la palmera debes asegurarte de que el tronco sea estable y a medida que asciendes ir comprobando que no hay huecos ni zonas podridas, ten cuidado de no dañarlo. Si el tronco es muy alto te recomendamos que acudas a profesionales de la poda de palmeras en Valencia, porque puede ser peligroso que lo hagas tú mismo.